HIMNO

HIMNO
MAESTRO

Música-Listas

Dad gracias al Dios del cielo, porque es eterna su misericordia

jueves, 20 de mayo de 2010

Los sitios de La Palmera del Desierto


Páginas Web de la Palmera:    Desde aquí se actualiza La Palmera del Dedierto y sus páginas web





sábado, 15 de mayo de 2010

LA VIDA

LA VIDA

Esta es la Vida Eterna que te conozcan a Ti Padre y a tu enviado Jesucristo.

Este conocimiento no es un saber cualquier cosa, sino una profunda penetración en el Ser de Dios que es Amor.

Conocer el Sumo Bien es Amar. Amar a Dios es conocerlo como somos conocidos por Él, Es decir perfectamente.

Amar a Dios es cunplir sus mandamientos, amar al hermano como Cristo nos ha amado.

Todo este conocimiento tiene un desarrollo a lo largo de la vida humana, nuestro vivir y existir en la tierra, de generación en generación.

Pero este vivir ha tenido unA PLENITUD EN CRISTO ENCARNADO, cima de la historia, resumen de todo el Amor de Dios, mostrado en la Creación, en todas sus obras, en la historia toda de Salvación, realizada por Amor al hombre.

Los mandamientos de Dios son, como todo el Antiguo Testamento, una preparación, que a su vez forman parte de la Plenitud de la Revelación manifestada en el Nuevo Testamento, en Cristo Jesús, Señor Nuestro.

Los 10 Mandamientos, pues, de la Ley de Dios, nos conducen necesariamente al PIE DE LA CRUZ DE CRISTO, mejor dicho aún, A LOS PIES DE CRISTO CRUCIFICADO, en cuyos brazos abiertos brilla el Amor de Dios. Es decir, el amor escondido en la ley se ha revelado plenamente y puesto de manifiesto en Cristo Crucificado.



Por eso San Juan exclama,(1Jn,3…)

EN ESTO HEMOS CONOCIDO EL AMOR, EN QUE DIO SU VIDA POR NOSOTROS.

Y en otro sitio: Nadie tiene más Amor que el que da su Vida por sus hermanos.

Ya Jesús de Palabra y en sus obras nos había abierto su Corazón en el Sermón de la Montaña, exponiendo a la multitud cómo era este Corazón suyo. Decía:

· Bienaventurados los pobres, los humildes, los sencillos, LOS PUROS Y LIMPIOS de corazón, los pacíficos, los mansos, los veraces, perseguidos por la justicia, los que no devuelven mal por mal sino bien por mal……………………y todo lo demás del sufrimiento y amor al prójimo…..



PERO, como dice San Juan: al pie la Cruz hemos conocido el Amor de Dios, pues aquí, Cristo, El Cordero de Dios, ha dado su vida por mí. En la Cruz brilla el Amor de Dios a los hombres, pues ha dado su vida no sólo por mí, sino para que el Mundo Viva.

En esto consiste el Amor a Dios en que guardemos sus mandamientos…………pero nadie se salva por cumpli la ley, sino por ceer en Cristo Jesús, en el poder de Dios que lo resucitó y lo hizo para nosotros Justicia, Redención y Salvación.

Así pues, al pie de la Cruz, también conocemos que no podemos cumplir los mandamientos, pues no podemos con la cruz,…no podemos con nuestras fuerzas, nosotros sí nos bajamos de la cruz cuando somos sometidos a la burla y al escarnio, a la mofa y al dolor, a los golpes, a la traición, a la mentira y a la insidia……….Pero Cristo, tentado por todos estos males, por las insidias del Pueblo y del Diablo, no bajó de la Cruz……para que se viera que este Amor viene de Dios.

La justificación nos viene de la fe y por el Amor de Dios que en Cristo Jesús se entregó en pago por nuestros pecados a la muerte y muerte de Cruz, obediente al Padre y no a los hombres ni a la voz del diablo mentiroso.



Como dice el Salmo 68………

Que por mi causa no se avergüencen
los que te buscan, Dios de Israel.
Por ti he aguantado afrentas,
la vergüenza cubrió mi rostro.

Acércate a mí, rescátame,
líbrame de mis enemigos:
estás viendo mi afrenta,
mi vergüenza y mi deshonra;
a tú vista están los que me acosan.

La afrenta me destroza el corazón, y desfallezco.
Espero compasión, y no la hay;
consoladores, y no los encuentro.
En mi comida me echaron hiel,
para mi sed me dieron vinagre…






Estar al pie de la Cruz no es sólo arrodillarse ante un Crucifijo y rezar, sino, por ejemplo, arrodillarse a los pies de tu Esposa y pedirle perdón, someterse a su voluntad siempre que no seas empujado a un acto, pensamiento o deseo, manifiestamente malvado y perverso, opuesto a los mandamientos de la Ley de Dios…., ES no devolver mal por mal. No bajarse de la Cruz es devolver bien por mal, amor por odio.Es humillarse como el se humilló a si mismo….considerando a los otros como superiores a ti, no buscando tu propio interés sino el de los demás.

Pero llevamos este tesoro en vasos de barro. Imperfecto es ahora nuestro conocimiento, parcial la sabiduría incoada en nuestro espíritu hasta que Yo venga, dice el Señor, refiriendose a San Juan en el evangelio, pero, en el apóstol, a todos nosotros.

Cada vez que cometemos pecado, el vaso se rompe y se derrama el tesoro… -…pero el que ha nacido de Dios no peca…



Y si pecamos, también Dios reconstruye al que vuelve con corazón contrito y humillado, por que su Gracia es fuerza, es Amor que reconstruye:

El Señor salvará a Sión,

reconstruirá las ciudades de Judá,

y las habitarán en posesión.
La estirpe de sus siervos la heredará,
los que aman su nombre vivirán en ella. (Sal 68)

También el Salmo 105 nos ayuda así:


¿Quién podrá contar las hazañas de Dios,
pregonar toda su alabanza?
Dichosos los que respetan el derecho
y practican siempre la justicia.

Acuérdate de mí por amor a tu pueblo,
visítame con tu salvación:
para que vea la dicha de tus escogidos,
y me alegre con la alegría de tu pueblo,
y me gloríe con tu heredad.

Hemos pecado con nuestros padres,
hemos cometido maldades e iniquidades.
Nuestros padres en Egipto
no comprendieron tus maravillas;

no se acordaron de tu abundante misericordia,
se rebelaron contra el Altísimo en el mar Rojo,
pero Dios los salvó por amor de su nombre,
para manifestar su poder….







Y más aún La Palabra misma en S. Juan, cuando dice así:

1Jn 3,18-24

El mandamiento de la fe y el amor
Hijos míos, no amemos de palabra y de boca, sino de verdad y con obras. En esto conoceremos que somos de la verdad y tranquilizaremos nuestra conciencia ante él, en caso de que nos condene nuestra conciencia, pues Dios es mayor que nuestra conciencia y conoce todo.

Queridos, si la conciencia no nos condena, tenemos plena confianza ante Dios. Y cuanto pidamos lo recibimos de él, porque guardamos sus mandamientos y hacemos lo que le agrada.

Y éste es su mandamiento: que creamos en el nombre de su Hijo, Jesucristo, y que nos amemos unos a otros, tal como nos lo mandó. Quien guarda sus mandamientos permanece en Dios, y Dios en él; en esto conocemos que permanece en nosotros: por el Espíritu que nos dio.



….Y la Iglesia responde:



R/. Quien guarda los mandamientos de Dios permanece en él, y Dios en él; en esto conocemos que permanece en nosotros: por el Espíritu que nos dio. Aleluya

…………….--------------------------------------- Cuando el Espíritu habite en vosotros………

El Don de Cristo está todo entero a nuestra disposición, y se halla en todas partes, pero se da a proporción del deseo y de los méritos de cada uno. Este Don está con nosotros hasta el fin del mundo; él es nuestro solaz en este tiempo de expectación….



En el grupo de los .creyentes todos pensaban y sentían lo mismo; pues el Espíritu único del Padre y del Hijo, que, con el Padre y el Hijo es el único Dios, había creado un solo corazón y una sola alma en la muchedumbre de los creyentes:


Por lo que el Apóstol dice que esta unidad del Espíritu en el vínculo de la paz ha de ser guardada con toda solicitud, y aconseja así a los Efesios: Yo, el prisionero por el Señor , os ruego que andéis, como pide la vocación a la que habéis sido convocados.


Sed siempre humildes y amables; sed comprensivos, sobrellevaos mutuamente con amor; esforzaos en mantener la unidad del Espíritu, con el vínculo de la paz…

Dios acepta y recibe con agrado a la Iglesia como sacrificio cuando la Iglesia conserva la caridad que derramó ella el Espíritu Santo: así, si la Iglesia conserva la caridad del Espíritu, puede presentarse ante el Señor como una hostia viva, santa y agradable a Dios. (san Fulgencio de Ruspe, obispo, a Mónimo)
........................



Y San Gregorio de Nisa dice cómo hemos de purificarnos para poder recibirlo en nuestra Vida.



En su homilia 15 sobre el Cantar de los cantares, se expresa así:



Por eso dijo: Les di a ellos la gloria que me diste, para que sean uno, como nosotros somos uno; yo en ellos y tú en mi para que sean completamente uno. Por lo cual todo aquel que ha crecido hasta transformarse de niño en hombre perfecto ha llegado a la madurez del conocimiento. Finalmente, liberado de todos los vicios y purificado, se hace capaz de la gloria del Espíritu Santo; Este es aquella paloma perfecta a la que se refiere el Esposo cuando dice:
Una sola es mi paloma, sin defecto.



Pues+++---------En la liturgia se realiza la más estrecha cooperación entre el Espíritu Santo y la Iglesia. El Espíritu Santo prepara a la Iglesia para el encuentro con su Señor, recuerda y manifiesta a Cristo a la fe de la asamblea de creyentes, hace presente y actualiza el Misterio de Cristo, une la Iglesia a la vida y misión de Cristo y hace fructificar en ella el don de la comunión.







Y también San León Magno nos enseñaba de esta manera:



En esto consiste, en efecto, el vigor de los espíritus verdaderamente grandes, esto es lo que realiza la luz de la fe en las almas verdaderamente fieles: creer sin vacilación lo que no ven nuestros ojos, tener fijo el deseo en lo que no puede alcanzar nuestra mirada. ¿Cómo podría nacer esta piedad en nuestros corazones, o cómo podríamos ser justificados por la fe, si nuestra salvación consistiera tan sólo en lo que nos es dado ver?

Así, todas las cosas referentes a nuestro Redentor, que antes eran visible, han pasado a ser ritos sacramentales; y, para que nuestra fe fuese más firme y valiosa, la visión ha sido sustituida por la instrucción, de modo que, en adelante, nuestros corazones, iluminados por la luz celestial, deben apoyarse en esta instrucción.



Pues

En verdad, nosotros no sabemos llegar a Dios. Es Dios quien sabe muy bien como llegar a nosotros, es decir, a cada uno de nosotros, de los miles y miles de millones que Dios ha llamado a la existencia desde el principio.

El conoce los corazones…..y sabe lo que nos hace falta.



..Pero en esta vida, todos andamos por el mismo camino…hacia Dios…



San Agustín lo expresa así:

Fijaos en los que tienen hambre, en los que están desnudos, en los necesitados de todo, en los peregrinos, en los que están presos. Todos éstos serán los que os ayudarán a sembrar vuestras obras en el cielo... La cabeza, Cristo, está en el cielo, pero tiene en la tierra sus miembros. Que el miembro de Cristo dé al miembro de Cristo; que el que tiene dé al que necesita. Miembro eres tú de Cristo y tienes que dar, miembro es él de Cristo y tiene que recibir. Los dos vais por el mismo camino, ambos sois compañeros de ruta. El pobre camina agobiado; tú, rico, vas cargado. Dale parte de tu carga. Dale, al que necesita, parte de lo que a ti te pesa. Tú te alivias y a tu compañero le ayudas.



Y la Iglesia responde…

R/. Esto te pide el Señor: Partir tu pan con el hambriento, hospedar a los pobres sin techo, vestir al que ves desnudo, y no cerrarte a tu propia carne. Aleluya.
V/. La religión pura e intachable a los ojos de Dios Padre es ésta.



¿Por qué?.......



Nos ayuda el Sal 90, así:



“Se puso junto a mí: lo libraré;
lo protegeré porque conoce mi nombre,
me invocará y lo escucharé.

Con él estaré en la tribulación,
lo defenderé, lo glorificaré,
lo saciaré de largos días
y le haré ver mi salvación.”


Si Él se ha puesto junto a mi es para que Yo viva ya para Él



Rm 12,1-2
Os exhorto hermanos, por la misericordia de Dios, a presentar vuestros cuerpos como hostia viva, santa, agradable a Dios; éste es vuestro culto razonable. Y no os ajustéis a este mundo, sino transformaos por la renovación de la mente, para que sepáis discernir lo que es voluntad de Dios, lo bueno, lo que le agrada, lo perfecto.

V/. Lleva en el corazón la ley de su Dios. Aleluya, aleluya



……………………………………Estamos edificados sobre piedra, para Ser Morda de Dios:





Ef 2,19-22
Ya nos sois extranjeros ni forasteros, sino que sois ciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios. Estáis edificados sobre el cimiento de los apóstoles y profetas, y el mismo Cristo Jesús es la piedra angular. Por él todo el edificio queda ensamblado, y se va levantando hasta formar un templo consagrado al Señor. Por él también vosotros os vais integrando en la construcción, para ser morada de Dios, por el Espíritu.





Que nuestro final sea como reza la Iglesia.

Oramos con la Iglesia:

Concédenos, Dios todopoderoso, exultar de gozo y darte gracias en esta liturgia de alabanza, porque la ascensión de Jesucristo, tu Hijo, es ya nuestra victoria, y donde nos ha precedido él, que es nuestra cabeza, esperamos llegar también nosotros como miembros de su cuerpo. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

sábado, 1 de mayo de 2010

La fe y las Costumbres

Le fe y las Costumbres.


 No dejan huella en el alma las buenas costumbres, sino los buenos amores (SAN AGUSTIN,Sermón 311).
 Esto es en verdad el amor: obedecer y creer al que se ama (SAN AGUSTIN, Hom. sobre S. Juan, 74).







 

1.-



Alguien dijo una vez
que el hombre es un animal de costumbres
. Pero también sabemos que el
hombre es algo más que un animal. Del hombre, todo la humanidad, dice el
Génesis: ..”A imagen de Dios lo creó, hombre y mujer,…. varón y hembra”.



Entonces, pues, no sólo es un animal de costumbres, aunque
compartimos muchas con los animales y tenemos otras muchas más diferentes:
Comer, dormir, descansar,………ir al colegio, jugar,…fumar…, leer, rezar, ir a la
procesión del Santo Patrón, ir a misa los domingos con los padres, sin ellos, …
reunirse con los amigos para almorzar por las mañanas, ir al cine…ver la tele y
algunas otras peores que llamamos “vicios”.
No hace falta detallar más.



Así como, también, a muchos actos buenos, repetitivos, que forman parte de
nuestra vida diaria, los llamamos virtudes.




Por tanto, no da lo mismo practicar los vicios que las
“virtudes”. A tal valoración se la llama, entre otras cosas, relativismo moral.



Veamos….



Decía San Pedro
en su primera carta:
Cap 1º,  



 22 Habéis purificado vuestras almas, obedeciendo a la
verdad
, para
amaros los unos a los otros sinceramente como hermanos. Amaos intensamente unos
a otros
con corazón puro,

23 pues
habéis sido reengendrados de un germen no corruptible,
sino incorruptible, por medio de la Palabra de Dios viva y
permanente.


------



No, la
fe no es una costumbre.






Y sigue.---1P, 2 diciendo



1 Rechazad, por tanto, toda malicia y todo
engaño, hipocresías, envidias y toda clase de maledicencias.


2
Como niños recién nacidos,
desead la leche espiritual pura, a fin de que, por ella,
crezcáis para la salvación,


3 si es que = habéis gustado que el Señor es bueno. =



4

Acercándoos a él, piedra viva, desechada por los hombres, pero elegida,
preciosa ante Dios
,

5 también vosotros, cual piedras vivas, entrad en la
construcción de un edificio espiritual
, para un
sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales,
aceptos a Dios por mediación de
Jesucristo.




6 Pues está en la Escritura: = He aquí que coloco en Sión una
piedra angular, elegida, preciosa y el que crea en ella no será confundido. =


7
Para vosotros, pues, creyentes, el honor; pero para los
incrédulos, = la piedra que los constructores desecharon, en piedra angular se
ha convertido, =


8 = en piedra de tropiezo y roca de escándalo.
=
Tropiezan en ella porque no creen en la Palabra; para esto han sido destinados.




9
Pero vosotros sois = linaje elegido, sacerdocio real,
nación santa, pueblo adquirido, = para anunciar las alabanzas de Aquel que os
ha llamado de las tinieblas a su admirable luz


-------



No, la
fe no es una costumbre
,:





25 Erais = como ovejas
descarriadas, = pero ahora habéis vuelto
al pastor y guardián de vuestras almas.





1ªP, 3… sigue
más y dice:




…9 No devolváis mal por mal, ni insulto por insulto; por el
contrario,
bendecid,
pues habéis sido llamados a heredar la bendición.   


(no parece fácil acostumbrase a esto)



10 = Pues quien quiera amar la vida y ver días felices, guarde
su lengua del mal, y sus labios de palabras engañosas,


11 apártese del mal y haga el bien, busque
la paz y corra tras ella.




12 Pues los ojos del
Señor miran a los justos y sus oídos escuchan su oración, pero el rostro del
Señor contra los que obran el mal
. =

-----….

 

Ni mucho
menos la fe es una mala costumbre..






Sigue 1
P




15 Al contrario, = dad culto al Señor, =
Cristo, en vuestros corazones,
siempre dispuestos a dar respuesta a todo el que os pida razón de vuestra
esperanza
.





16 Pero hacedlo con dulzura y respeto. Mantened una buena
conciencia
, para que aquello mismo que os echen
en cara, sirva de confusión a quienes
critiquen vuestra buena conducta en Cristo.





Sí, la buena conducta también es criticada, y más que cualquiera otra, por unos y
otros, asimilada a “una costumbre cualquiera por los
que dicen
“que todo es respetable
por igual”,
o sea, …”tu tienes unas costumbres y yo otras, tanto si se oponen a la fe recta, a los mandamientos de Dios, como
si a “algunos locos” les apetece
cumplirlos diariamente
y ajustarse a sus preceptos
siguiendo al único
Maestro de la humanidad entera: Cristo
.


Dicen por ahí:

Da lo mismo, porque es
una costumbre
, ir a la procesión del santo Patrón
que ir a misa todos los domingos y fiestas de guarda
r.


 Da lo mismo, porque es
una costumbre,
“acordarse de Santa Bárbara cuando
truena, encender dos o tres velas, que
confesarse si se está en pecado mortal y hay que comulgar.




Tanto vale hacer lo que
me pide la costumbre o el cuerpo, que hacer la Voluntad de Dios
. ¿Quien es ese Dios? ¿Donde está tu Dios?


Da lo mismo cumplir los mandamientos de la
Iglesia
que “practicar el deporte favorito”.




Da lo mismo dar limosna y
ayudar al necesitado
, que montar el botellón cada fin de
semana con toda la pasta y con toda la panda.


  Da lo mismo, por que es una costumbre, pasárselo bomba en la discoteca y en un lupanar, con todas la
inmoralidades que haga falta,droga.sexo, alcohol,……….
que “entrar en tu habitación y elevar tu
pensamiento y tu alma a Dios y rezar con fe y confianza al Padre que está en
los cielos,
que todo lo ve, que ha hecho el cielo y
la tierra y nos ha dado a su Hijo para que todo el que lo siga encuentre la verdadera
madurez en la fe, la verdadera felicidad, el gozo eterno que llena el alma y toda la
persona humana
.




Pues no, NO DA LO MISMO, la fe no
es una costumbre cualquiera, aunque muchos de sus actos puedan a lo largo de la
vida transformarse en costumbre.




Cada día la fe nos exorta por medio de Cristo: 
Conviértete y cree en
el evangelio.
..





Y sigue 1ªP, 4---


 1 Ya que Cristo
padeció en la carne, armaos también vosotros de este mismo pensamiento:



Quien padece en la carne,
ha roto con el pecado,




2 para vivir ya el
tiempo que le quede en la carne, no según las pasiones humanas, sino según la
voluntad de Dios.


 (¿Será que todas las costumbres, por serlas, son “voluntad de Dios?)



3
Ya es bastante el tiempo que habéis pasado obrando
conforme al querer de los gentiles, viviendo en desenfrenos, liviandades,
crápulas, orgías, embriagueces y en cultos ilícitos a los ídolos.




4 A este propósito,
se extrañan de que no
corráis con ellos hacia ese libertinaje desbordado, y prorrumpen en injurias.
……..  
(¿Es que
ya hemos cambiado de costumbres?


5 Darán
cuenta a quien está pronto para juzgar a vivos y muertos
.




……………………………………………………………………………………………………………

 

Así, pues, entendemos
bien
que nuestro cerebro tiene mecanismos para convertir en “rutina” actos que
en nuestra vida diaria solemos repetir a menudo, y así “facilitar” su ejecución:

“Tocar el piano”, “cantar”, sumar y restar...gimnasia,
infinidad de actos difíciles que se convierten en fáciles para el que los
practica.



 Pero no así en la Fe, aunque, tambien, podamos decir que “muchos
actos de la religión” se convierten en costumbres: Procesiones, devociones
varias, rezar el rosario…etc.



Mas la fe no es una costumbre, sino un “Don
de Dios
”, como lo es, también, la razón
y ésta, incluso, antes que la fe.




 La fe se da al
hombre racional no a los animales
.




 Se da a los hombres libres, creados a imagen de Dios, para
que haciendo uso de su libertad la acepten como un Don, y creyendo en
Jesucristo que murió y resucitó por nosotros, obtengan el perdón de sus pecados
y se salven.




La fe verdadera es cumplir los
mandamientos de Dios.

 El Amor a Dios es cumplir sus mandamientos.
 Amar al prójimo como a ti mismo es cumplir los mandamientos de Cristo.



“El que me ama cumplirá mis mandamientos
(
Cfr. JN)



Porque los
mandamientos de Dios nos llevan al pie de la Cruz
que no es sólo el
patíbulo del Señor Jesucristo, sino, como decía un santo, a la vez es el aguijón contra nuestra muerte, instrumento con el
que Cristo ha matado nuestra muerte. El, Cristo, es nuestra justicia.



Así la muerte de Cristo ha sido nuestra vida, pues con la
suya ha pagado por nuestros
pecados, aniquilando, así, el poder que la
misma ley daba a la muerte: Pues está dicho, El que cometa pecado morirá……….. 
Entonces no podrás decir: ¡¡¡es que era mi costumbre!!!





Si, la fe es seguir a Jesucristo…...pero seguirlo no es una costumbre.   “El que quiera
venir
en pos de mi tome su cruz y me siga.  Y, ciertamente, a la cruz nadie se acostumbra.



Sí, la fe es seguir a Jesucristo,
pero al Cristo que confesó Pedro,
sobre cuya fe Cristo fundó su Iglesia, fundamentos indestructibles,
como columna de la verdad y señal de salvación:




“Y vosotros,
¿quién decís que soy yo? Pedro le contesta: Tú eres el Cristo
.(Mc.8)



“Tú
eres Cristo, el hijo de Dios vivo”
.
(Mt.16)



Es decir: “Tú eres el hijo de
Dios que se ha hecho hombre
”.



Decía, el Cardenal Juan Luis Cipriani,
hablando de Jpablo II:


El Papa también lleno de fe y de confianza, expresa: “No soy yo que me considero indigno, no eres tú que te consideras pecador, pecadora, débil, con problemas, porque sabe que es Cristo quien le dice: “Tú eres Pedro, tú eres la roca donde voy a edificar la Iglesia y le vuelve a recordar, lo que tú me has dicho, que yo soy el hijo de Dios vivo, no te lo ha revelado la carne, es decir no lo has estudiado, no ha sido un pensamiento que te ha venido, te lo ha revelado mi Padre que está en los cielos.


Y seguía explicando…

Dice el Papa
sobre Pedro: “Él sintió miedo ante el hijo de Dios como hombre”; es decir, ante
Dios hecho hombre que conoce tu corazón, conoce tus pensamientos, participa de tu
vida; entonces sí le dio temor, le dio asombro, de poder estar ante el Hijo de
Dios, ante la divinidad de Jesucristo y sintió temor porque –como tú y como yo-
se vio débil.


Por eso que cerca de este mandato de Dios,
está el que sintamos el dolor por nuestros pecados.





 Nadie
se sienta muy seguro. Yo soy muy inteligente. Yo tengo mucho dinero. Yo puedo
manipular a cualquiera. Yo tengo diarios. Yo tengo mucha gente que me respalda.
Yo tengo armas y ¿Qué?…frente a Dios ¿Ese es el poder que te pide?
No.


Dios te pide que
tengas la humildad de saber abandonarte totalmente: 
“Tú eres Cristo, el Hijo de Dios vivo”.






Y Decía Cristo mismo:  Amaos.........como Yo os he amado
......muchos han tratado de explicar este.... "Como Yo os he amado"


¿Dónde está la novedad a la que se refiere Jesús? Radica en el hecho de que él no se contenta con repetir lo que ya había exigido el Antiguo Testamento y que leemos también en los otros Evangelios: "Ama a tu prójimo como a ti mismo" (Lv 19, 18; cf. Mt 22, 37-39; Mc 12, 29-31; Lc 10, 27). En el mandamiento antiguo el criterio normativo estaba tomado del hombre ("como a ti mismo"), mientras que, en el mandamiento referido por san Juan, Jesús presenta como motivo y norma de nuestro amor su misma persona: "Como yo os he amado".



Así el amor resulta de verdad cristiano, llevando en sí la novedad del cristianismo, tanto en el sentido de que debe dirigirse a todos sin distinciones, como especialmente en el sentido de que debe llegar hasta sus últimas consecuencias, pues no tiene otra medida que el no tener medida.



Las palabras de Jesús "como yo os he amado" nos invitan y a la vez nos inquietan; son una meta cristológica que puede parecer inalcanzable, pero al mismo tiempo son un estímulo que no nos permite contentarnos con lo que ya hemos realizado. No nos permite contentarnos con lo que somos, sino que nos impulsa a seguir caminando hacia esa meta.      
             

Publicado por Vicente Huerta en 11:28






Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor, como yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.  (Jn)
Vosotros sois mis amigos si hacéis lo que os mando. (jn)

El que me sigue cumplirá mis mandamientos, no andará en
tinieblas, sino que tendrá la Luz de la vida
.
(Cfr.Jn)….

 Cumplir los mandamientos es un regalo de
Jesucristo que se nos otorga con la fe verdadera
.

Y  comentaba San Agustín explicando a S.Juan:


El amor por el que amamos a Dios y al prójimo posee confiado toda la magnitud y latitud de las palabras divinas. El único maestro, el celestial, nos enseña y dice: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y amarás al prójimo como a ti mismo. De estos dos preceptos pende toda la ley y los profetas (Mt 22,37-40). Si, pues, no dispones de tiempo para escudriñar todas las páginas santas, para quitar todos los velos a sus palabras y penetrar en todos los secretos de las Escrituras, manténte en el amor, del que pende todo; así tendrás lo que allí aprendiste y también lo que aún no has aprendido. En efecto, si conoces el amor, conoces algo de lo que pende también lo que tal vez no conoces. En lo que comprendes de las Escrituras, se descubre evidente el amor; en lo que no entiendes se oculta
Quien tiene el amor en sus costumbres posee, pues, tanto lo que está a la vista como lo que está oculto en la palabra divina.

 .................

  y siguiendo con la 1ª de San Pedro, exclama:

 3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo quien,
por su gran misericordia, mediante la Resurrección de Jesucristo de entre los
muertos, nos ha reengendrado a una esperanza viva,4 a una herencia
incorruptible, inmaculada e inmarcesible, reservada en los cielos para
vosotros, 


5
a
quienes el poder de Dios, por medio de la fe, protege para la salvación
,
dispuesta ya a ser revelada en el último momento.





6 Por lo cual rebosáis de alegría, aunque sea
preciso que todavía por algún tiempo seáis
afligidos con diversas pruebas,7 a
fin de que la calidad probada de vuestra fe
, más
preciosa que el oro perecedero que es probado por el fuego, se convierta en
motivo de alabanza, de gloria y de honor, en la Revelación de Jesucristo.





8
A
quien amáis sin haberle visto
; en
quien creéis
, aunque de momento no le veáis, rebosando de alegría inefable
y gloriosa; 
9 y
alcanzáis la meta de vuestra fe, la salvación de las almas
.




2.-



Una vez vi en la TV,
1ª cadena, un reportaje, cuya parternidad desconozco, pero servido en

bandeja de plata, opino, por los ideólogos relativistas modernos pero muy
antiguos, transido de identidad masónica, que, verdaderamente, me impactó por
lo terriblemente fácil que es destruir cualquier fe débil en los niños, jóvenes
y adultos condescendientes con cualquier costumbre.




Los cristianos
debemos respetar a la persona
, cualquiera que sea, pues es hijo de Dios y
hermano nuestro sin ninguna duda.




 Pero no así, con sus costumbres, sus actos y
sus ideologías
. Y no es un silogismo barato, porque sabemos que, aunque
hermanos nuestros, hijos de Dios, son libres para aceptar y hacer el bien, o,
sin embargo, escuchar y seguir y hacer el mal. Cumplir los mandamientos de la
Ley de Dios, o transgredirlos todos.


Y el justo que cree en Dios y respeta sus
mandamientos NO DEBE ALARGAR AL MAL SU MANO, sea una costumbre, un hecho
aislado, una ideología, propaganda barata o espectáculos muy culturales y
divertidos.





Así, pues, el reportaje mencionado
mostraba asépticamente en su presentación, medio silencioso, oscuro, tenebrosos
a veces, con pequeñas frases y ánimo de influir directamente y sin disimulos en
el espectador unas imágenes.





¿Qué? Salía una procesión como tantas hay
en los pueblos españoles, pero de las desordenadas mostrando caras serias,
abstraídas, aglomerados, con sacerdotes mal vestidos, personas llevando la
cruz, lloviendo, como un paso de semana santa, pero sin público, mas bien anormal,,,,,,tenebroso,
oscuro con algunas gentes …………y ¡plás!aparecía el letrero debajo, en la
pantalla 
“Costumbres……”  y seguidamente en un rincón de la acera por
donde, al lado,  transcurría la procesión…….
.¡plás!   ….una pareja fornicando en
público a la vista  y
plas otro
cartel
……”Costumbres”….




De esta manera multitud de costumbres
en los pueblos, matanza del cerdo, pelea de gallos, de perros, juegos de cartas
en los bares, toda clase de competiciones populares, peleas,..............pero siempre, .......... con el contraste en imágenes de primer o segundo
plano de escenas de la Religión tradicional de los pueblos de España.





Es decir…..para ellos era importante transmitir “TODO COSTUMBRES HUMANAS"……..parecidas a las de los animales…….sólo puras costumbres sin más sentido que el que cada uno les quiera dar. 



Da igual cualquier costumbre por mas oscura, fea, agradable o desagradable que
sea, ni más ni menos espiritual o material, digna o indigna, con criterios de
fe, de razón, de misterio, de ignorancia, de ciencia o sabiduría. 




Da lo mismo….. “TODO COSTUMBRES QUE HUMANAMENTE DEBEN SOMETERSE AL PURO CRITERIO LEGAL DE LOS QUE HAN CONSEGUIDO ELEVAR A LEY NORMAS QUE REGULEN “TODA” CONDUCTA HUMANA PARA BIEN DE MI IDEOLOGÍA”. 



No hay criterios
externos a la voluntad humana; 
 ésta, la voluntad humana,  consensuada por mecanismos igualmente
preparados por el criterio dominante, es OMNIMODA. 




No vale que la misma razón humana se incline a pensar que debe proteger sus fundamentos, -los que
sostienen el convivir social-, de sí misma, de la facilidad con que la razón
particular se inclina a favorecer lo que le gusta y ha imponerlo como válido
para todos,
….




 Es sintomático en España, que
sólo se combatan abiertamente las costumbres católicas, arraigadas en el
pueblo. Que sólo se combata con dureza verbal y 
activa la doctrina de la Iglesia católica, que esté
permitida en los medios toda clase de manipulación contra la Iglesia Católica,
que se la ningunée en la información, que se la utilice para fines
políticos…..etc. etc…. ¿Por qué?. Porque defiende sin tapujos la PRIMACÍA DE
DIOS EN EL MUNDO. POR QUE DEFIENDE LA VERDAD DEL HOMBRE MISMO QUE ES CRISTO
JESÚS, SEÑOR NUEST
RO.





 Y por que esto significa “admitir”, como criterio
fundamental para regular la conducta humana, a todos los niveles, un “criterio externo” a la propia conveniencia
humana, consensuada o no.





 Es decir “LA LEY DE DIOS”, LOS DIEZ MANDAMIENTOS
DE LA LEY DE DIOS, en el que se fundamenta “LA RECTITUD DEL COMPORTAMIENTO
HUMANO”. 




Sólo Dios es el que ha establecido “La Rectitud” y el juicio justo…y
en ella se apoya y debe apoyarse toda justicia y todo derecho humano.





   “No en la presuntuosa “carta de la Tierra”,
no en el mal llamado “derecho positivista”….porque no es fundamento ni de
derecho, ni es positivo……..pues es la escusa para “hacer en cada momento las
normas que me convienen a mi, a mi grupo, al líder, al fuerte o al gobernante
de turno. Así montan “una seguridad jurídica” para matar al ser humano inocente
por los cuatro costados, como lo es el niño engendrado en el seno de su madre….






Sobre este particular aclara San Agustín la responsabilidad del hombre:hablando en su tratado sobre la Gracia de esta manera:

 CAPÍTULO 2.




Porque la ira de Dios se
revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que
detienen con injusticia la verdad
;
porque lo que de Dios se conoce les es
manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su
eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del
mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen
excusa.  

¿De qué excusa les dice inexcusables sino de aquella por la que
la soberbia humana suele decir: «De saberlo, lo hubiera hecho; no lo hice
porque lo ignoraba»; o también: «Lo haría si lo supiese; precisamente no lo

hago porque lo ignoro»?
Se les hace vana esta escusa cuando se les manda,  o el modo de no pecar se les manifiesta. 








3.-
Una de las fichas de la catequesis
de “confirmación
” decía que el resumen más escueto que podemos hacer de la
fe es decir “LA FE ES SEGUIR A
JESUCRISTO”.
Sin duda es así.

Pero, tambien podríamos preguntarnos
¿a qué Jesucristo
?: ¿Al que conocen los arrianos, secta y
herejía combatida por los santos padres?
 
Por supuesto que no, ni a ningún
otro Jesucristo distinto del que nos han transmitido los apóstoles
a
través de los tiempos mediante la fe de la Iglesia, la tradición, la enseñanza
doctrinal y moral de los Stos. Padres, Concilios y los Papas.



 Como el cuerpo humano… decía San Agustín…

……………..“así también la Iglesia católica es un solo
cuerpo, pero tiene muchos miembros. El alma que vivifica a este cuerpo es el
Espíritu Santo. Y, por eso, después de la fe en el Espíritu Santo, se nos manda
creer en la santa Iglesia católica» (Cfr. In Symbolum Apostolorurn Expositio,
art. 9
).

….



Es decir… se nos
manda creer en todas las verdades declaradas en el “Credo”, resumen de la fe de
los apóstoles transmitida a la Iglesia de generación en generación.




Como somos hombres libres, dotados de razón, primero
hemos de adherirnos intelectualmente a la VERDAD, con nuestra mente, con
nuestra inteligencia, para que ésta alumbre nuestra voluntad y queramos y
deseemos hacer lo recto y lo bueno, y no lo malo.


Pero si es Dios quien lo manda nuestra
adehesión ha de ser completa y total
: “Haremos
todo cuanto nos ha mandado el Señor, decía el pueblo de Israel a Moisés cuando
éste les transmitía las Palabras de Yahveh”
.




Y Juan Pablo
II, en sus catequesis citaba así: (
la Iglesia) está
integrada de un elemento humano y otro divino (...) ésta es la única Iglesia de Cristo, que en el Símbolo confesamos» (Lumen
Gentium, 8).



Hablando de esta Iglesia, el Concilio enseña que es
«en Cristo como un sacramento, o sea,
signo e instrumento de la unión íntima con Dios y de la unidad de todo el género
humano»
(Lumen Gentium, 1).



Así,
pues,
todo el Credo es el resumen de la fe adulta….y
cualquier otra “costumbre”, que en sus hechos contradiga esta fe, no puede ser
imitada ni seguida por un buen católico,
aunque “la costumbre” sea muy bonita, llena
de arte, placentera y muy popular
.


San Agustín resume:                                    de enlace>>>>http://www.apologeticacatolica.org/Primado/PrimadoN07.html
San Pedro, el primero de los apóstoles, que amaba ardientemente a Cristo, y que llegó a oír de él estas palabras: 'Ahora te digo yo: Tú eres Pedro'. Él había dicho antes: Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo'. Y Cristo le replicó: 'Ahora te digo yo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia. Sobre esta piedra edificaré esta misma fe que profesas. Sobre esta afirmación que tú has hecho: Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo, edificaré mi Iglesia. 
Porque tú eres Pedro. ' 'Pedro' es una palabra que se deriva de 'piedra', y no al revés. 'Pedro' viene de 'piedra', del mismo modo que 'cristiano' viene de 'Cristo'. El Señor Jesús, antes de su Pasión, como sabéis, eligió a sus discípulos, a los que dio el nombre de apóstoles. Entre ellos, Pedro fue el único que representó la totalidad de la Iglesia casi en todas partes. Por ello, en cuanto que él solo representaba en su persona a la totalidad de la Iglesia, pudo escuchar estas palabras: Te daré las llaves del reino de los cielos. Porque estas llaves las recibió no un hombre único, sino la Iglesia única. De ahí la excelencia de la persona de Pedro, en cuanto que él representaba la universalidad y la unidad de la Iglesia, cuando se le dijo: Yo te entrego, tratándose de algo que ha sido entregado a todos. Pues, para que sepáis que la Iglesia ha recibido las llaves del reino de los cielos, escuchad lo que el Señor dice en otro lugar a todos sus apóstoles: Recibid el Espíritu Santo. Y a continuación: A quienes les perdonéis los pecados les quedan perdonados; a quienes se los retengáis les quedan retenidos. 
En este mismo sentido, el Señor, después de su resurrección, encomendó también a Pedro sus ovejas para que las apacentara. No es que él fuera el único de los discípulos que tuviera el encargo de apacentar las ovejas del Señor; es que Cristo, por el hecho de referirse a uno solo, quiso significar con ello la unidad de la Iglesia; y, si se dirige a Pedro con preferencia a los demás, es porque Pedro es el primero entre los apóstoles. No te entristezcas, apóstol; responde una vez, responde dos, responde tres. Venza por tres veces tu profesión de amor, ya que por tres veces el temor venció tu presunción. Tres veces ha de ser desatado lo que por tres veces habías ligado. Desata por el amor lo que habías ligado por el temor. A pesar de su debilidad, por primera, por segunda y por tercera vez encomendó el Señor sus ovejas a Pedro” [1]



 Y otro Santo nos anima al amor mutuo, en una misma fe así:


San Cirilo de Alejandría
La fe............¿Hay acaso algo más terrible que el diablo? Pues contra él no tenemos otra clase de armas que la fe (cf. 1 Pe 5, 9): un escudo incorpóreo frente a un enemigo invisible, que lanza múltiples venablos y acribilla con saetas a quienes, en la noche oscura, no están vigilantes. Pero, aunque reine la oscuridad y el enemigo no esté a la vista, tenemos como armadura la fe, como dice el Apóstol: «embrazando siempre el escudo de la fe, para que podáis apagar con él todos los encendidos dardos del Maligno» (El 6, 16). a la carta a los Romanos 15,7
Nosotros, siendo muchos, formamos un solo cuerpo y somos miembros los unos de los otros, y es Cristo quien nos une mediante los vínculos de la caridad, tal como está escrito: Él ha hecho de los dos pueblos una sola cosa, derribando con su carne el muro que los separaba: el odio. Él ha abolido la ley con sus mandamientos y reglas. Conviene, pues, que tengamos un mismo sentir: que, si un miembro sufre, los demás miembros sufran con él y que, si un miembro es honrado, se alegren todos los miembros.



Y así ..........San Cirilo de Jerusalén:


Catequesis Pronunciada en Jerusalén, sobre «la fe». El punto de partida es Hebr 11, 1-2: «La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. Por ella fueron alabados nuestros mayores»(1).



4. A la verdadera fe os llama también la lectura de hoy indicándoos el camino por el que podéis agradar a Dios, pues señala que «sin fe es imposible agradarle» (Hebr 11, 6)


¿Hay acaso algo más terrible que el diablo? Pues contra él no tenemos otra clase de armas que la fe (cf. 1 Pe 5, 9): un escudo incorpóreo frente a un enemigo invisible, que lanza múltiples venablos y acribilla con saetas a quienes, en la noche oscura, no están vigilantes. Pero, aunque reine la oscuridad y el enemigo no esté a la vista, tenemos como armadura la fe, como dice el Apóstol: «embrazando siempre el escudo de la fe, para que podáis apagar con él todos los encendidos dardos del Maligno» (El 6, 16).



Y entonces, después de la fe, recibimos el sello espiritual. Somos circuncidados en el lavatorio por medio del Espíritu Santo, pero no en el prepucio sino en el corazón, según lo que afirma Jeremías: «Circuncidaos para Yahvé y extirpad los prepucios de vuestros corazones» (Jer 4, 4) o, según el Apóstol, de quien son estas expresiones: «Por la circuncisión en Cristo... Sepultados con él en el bautismo» (Col 2, 11-12), etc.



10. Por su nombre la fe es única, pero es en realidad de dos clases. Hay una clase de fe que se refiere a los dogmas, que incluye la elevación y la aprobación del alma con respecto a algún asunto. Ello reporta utilidad para el alma, como dice el Señor: «El que escucha mi Palabra y cree en el que me ha enviado, tiene vida eterna y no incurre en juicio» (Jn 5, 24) y, además: «El que cree en él (en el Hijo), no es juzgado» (Jn 3, 18), «sino que ha pasado de la muerte a la vida» (Jn 5, 24)(14).

¡Oh gran bondad de Dios para con los hombres! Los justos agradaron a Dios con el trabajo de muchos años. Pero lo que ellos consiguieron esforzándose en un servicio a Dios durante largo tiempo, esto te lo concede a ti Jesús en el estrecho margen de una sola hora.

Si crees que Jesucristo es Señor (Cf. Rm 10, 9; Flp 2,11) y que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo (Rm 10, 9; cf. Rm 1, 4 ss; cf. I Co 12, 3) y serás llevado al paraíso por quien en él introdujo al buen ladrón (Lc 23, 43). Y no desconfias de que esto pueda hacerse, pues el que salvó en este santo Gólgota al ladrón tras una fe de una sola hora, ese mismo te salvará a ti también con tal de que creas.



12. Al aprender y confesar la fe(16), debes abrazar y guardar como tal sólo la que ahora te es entregada por la Iglesia con la valla de protección de toda la Escritura.


 Así, pues, hermanos considerad y conservad las tradiciones que ahora recibís y grabadlas en la profundidad de vuestro corazón (cf. 2 Tes 2, 15).


Pero Dios os pedirá razón del depósito. Os «conjuro», como dice el Apóstol, «en presencia de Dios, que da vida a todas las cosas, y de Jesucristo, que ante Poncio Pilato rindió tan solemne testimonio, a que conservéis sin mancha esta fe que os ha sido entregada hasta la Manifestación de nuestro Señor Jesucristo»(21).





El catecismo, antes, decía: ¿Qué es ser cristiano? Y
respondía:



Ser discípulo de Cristro.  
Breve
respuesta, pero completa.




Tampoco ser discípulo
de Cristo es una pura costumbre.


Decía Él, el
Maestro:

El discípulo no es mayor que el Maestro…...Si, pues, conmigo, el leño verde, han hecho
esto….también con vosotros lo harán.

¿Qué no harán con vosotros?



Ser discípulo de Cristo tampoco es una costumbre.


 Ya he dicho que a la Cruz nadie se acostumbra, más bien, huímos de ella cada vez que se presenta.



No, no es una costumbre……………Decía el
Señor a los fariseos de su tiempo y, ahora, también a nosotros:



Mateo 23, 1-12

 En aquel tiempo Jesús se dirigió a la gente y a sus discípulos y les dijo:


«En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos. Haced, pues, y observad todo lo que os digan; pero no imitéis su conducta, porque dicen y no hacen. Atan cargas pesadas y las echan a las espaldas de la gente, pero ellos ni con el dedo quieren moverlas.

 Todas sus obras las hacen para ser vistos por los hombres; se hacen bien anchas las filacterias
y bien largas las orlas del manto; quieren el primer puesto en los banquetes y
los primeros asientos en las sinagogas, que se les salude en las plazas y que
la gente les llame "Rabbí". «Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar
"Rabbí", porque uno solo es vuestro Maestro; y vosotros sois todos
hermanos. Ni llaméis a nadie "Padre" vuestro en la tierra, porque uno
solo es vuestro Padre: el del cielo. Ni tampoco os dejéis llamar
"maestros", porque uno solo es vuestro Maestro: el Cristo
.
El mayor entre vosotros será vuestro servidor. Pues el que
se ensalce, será humillado; y el que se humille, será
ensalzado.-----------------------------------



Pocos, pues, nos acostumbramos a servir, más bien, nos acostumbramos a
ser servidos.


             enlace a cantos>>>>http://www.youtube.com/watch?v=T3iunhbKotw&feature=related










El Maestro decía más--     “sepulcros
blanqueados”
…..



,… y mucho más... 

Pero ¡ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que
cerráis el reino de los cielos a los
hombres; porque ni vosotros
entráis ni dejáis entrar a los que entrarían! ¡Ay de vosotros, escribas y
fariseos hipócritas, que devoráis las casas de las viudas, con el pretexto de
hacer largas oraciones; por eso recibiréis sentencia mucho más rigurosa!

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, porque
andáis girando por mar y tierra a trueque de convertir un gentil; y después de
convertido, le hacéis con vuestro
ejemplo y doctrina digno del infierno dos veces más que vosotros
!

¡Ay de vosotros, guías o conductores ciegos, que decís: Jurar
por el templo, no es nada, no obliga; mas quien jura por el oro del templo está
obligado! ¡Necios y ciegos! ¿Qué vale más, el oro, o el templo que santifica al
oro? Y si alguno, decís, jura por el altar, no importa; mas quien jurare por la
ofrenda puesta sobre él, se hace deudor.

¡Ciegos! ¿Qué vale más, la ofrenda, o el altar que santifica
la ofrenda? Cualquiera, pues, que jura por el altar, jura por él, y por todas
las cosas que se ponen sobre él. Y quien jura por el templo, jura por él, y por
aquel Señor que le habita. Y el que jura por el cielo, jura por el trono de
Dios, y por aquel que está en él sentado
.

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que pagáis
diezmo hasta de la hierbabuena y del anís y del comino y habéis abandonado las
cosas más esenciales de la ley: La justicia, la misericordia y la buena fe!
Estas debierais observar, sin omitir aquéllas. ¡Oh guías ciegos! que coláis
cuando bebéis por si hay un mosquito, y os tragáis un camello.
  ¡Ay
de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que limpiáis por fuera la copa y
el plato, y por dentro, en el corazón, estáis llenos de rapacidad e inmundicia!
¡Fariseo ciego!, limpia primero por dentro la copa y el plato, si quieres que
lo de fuera sea limpio.





 ¡Ay
de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, porque sois semejantes a los
sepulcros blanqueados, los cuales por afuera parecen hermosos a los hombres,
mas por dentro están llenos de huesos de muertos, y de todo género de
podredumbre! Así también vosotros en el exterior os mostráis justos a los
hombres; mas en el interior estáis llenos de hipocresía y de iniquidad.





¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que
edificáis los sepulcros de los profetas, y adornáis los monumentos de los
justos, y decís: Si hubiéramos vivido en tiempo de vuestros padres, no
hubiéramos sido sus cómplices en la muerte de los profetas; con lo que dais
testimonio contra vosotros mismos de que sois hijos de los que mataron a los
profetas.




Acabad, pues, de llenar la medida de vuestros padres.
¡Serpientes, raza de víboras! ¿Cómo
será posible que evitéis ser
condenados al fuego del infierno? Porque he aquí que yo voy a enviaros
profetas, y sabios, y escribas, y de ellos degollaréis a unos, crucificaréis a
otros, a otros azotaréis en vuestras sinagogas, y los andaréis persiguiendo de
ciudad en ciudad, para que recaiga sobre vosotros toda la sangre inocente
derramada sobre la tierra, desde la sangre del justo Abel hasta la sangre de
Zacarías, hijo de Baraquías, a quien matasteis entre el templo y el altar.
En verdad os digo, que todas estas cosas vendrán a caer sobre la generación
presente. (Mateo 23: 13-36)

-




Rayos de luz del Maestro para nosotros
que a la vez que hieren, también, iluminan el camino.


 Dios nos corrige para Salvarnos. Nos hiere,
pero venda la herida y la cura.






¡Acaso quería decir Jesús lo que sugiere
el comentarista
!



 Para Jesús; los escribas y fariseos eran hombres
que estaban representando un papel
. Lo que quería
decir era que su idea de la religión consistía en gestos externos, ponerse
filacterias y flecos elaborados, la meticulosa representación de reglas y
normas de la Ley.



 Pero en el corazón no tenían más que amargura
y envidia y orgullo y arrogancia. Para Jesús, estos escribas y fariseos eran
hombres que, bajo una máscara de piedad elaborada, ocultaban corazones en los
que dominaban sentimientos y emociones que nada agradaban a Dios
.









Así, pues, ser discípulo de Cristo,
no parece “
una simple costumbre”.
No parece fácil acostumbrase a ser azotado y perseguido de ciudad en ciudad
,
como hicieron con el Maestro y con sus discípulos….San Pablo y todos los demás…y
como harán con sus discípulos….los cristianos…




---

Para aclarar diferencias
entre lo Principal, lo bueno, y lo que
cuelga de lo principal,       lo  demás…




 Repito este trocito:

 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que pagáis el
diezmo de la menta, del hinojo y del comino, y descuidáis lo esencial de la
Ley: la justicia, la misericordia y la fidelidad
Mt 23, 23-26

 --

(La Ley preceptuaba el pago de los
diezmos de los animales y de los productos de la tierra (Lev 27:30-33; Dt
14:22ss). Los rabinos llevaban esto con ostentación escrupulosa. Se dice en el
Talmud: Si alguno desgrana una espiga de cebada, puede comer los granos uno a
uno sin 'diezmo'; pero si los recoge en su mano, debe pagar el diezmo;
añadiéndose: Todo lo que se come, y conserva, y crece en el suelo, está sometido
a diezmos. Así pagaban o diezmaban escrupulosamente la menta, el hinojo, el
comino, la ruda (Lucas) y todas las legumbres) (Lucas
).



Hay que practicar esto, sin descuidar aquello. La enseñanza doctrinal de Jesús es
clara:
ante esta menudencia para cosas tan mínimas, debería
ello ser exponente
de una escrupulosidad mayor para las
cosas fundamentales.




 Pero no era así en los fariseos. Hacían estas cosas para
ser vistos de los hombres (Mt v.5). Por eso omitían lo que era esencial, pero
que podía pasar más inadvertido a los ojos de los hombres.




 Y esto era descuidar lo más grave de la Ley: la justicia,
la misericordia y la fidelidad. Lo cual Lucas lo sistematiza en que descuidan
la justicia y el amor de Dios
.




(Reflexiones bíblicas de Pedro Sergio
Antonio Donoso Brant
)



(Todo esto parece bueno para los que dicen “que cualquier costumbre es respetable”, para que
molestar a nadie, que cada cual haga lo que quiera siempre que no me moleste.
)






Y sigo con el autor ya citado en el comentario de reflexiones de arriba:

 Jesús
nos ha pedido y nos ha mostrado, que la fe supone la aceptación incondicional
de la Palabra de Dios
, sin tener que
refutar o impugnar esta Palabra, porque la Palabra de Dios, no tiene porque
responder a nuestros deseos terrenos,
porque por la fe,
aceptamos a Jesús tal como es,
y no podemos amoldar
y acomodar al Señor a nuestra manera o a nuestro gusto.


---------------------------------------
porque siguen existiendo las antiguas herejías que se han dado a lo largo de la Historia en la Iglesia Católica:




Por ejemplo:





Arrianismo: herejía devastadora   ( la herejía arriana, que entonces era una amenaza para la fe en Cristo, reducido a una criatura «intermedia» entre Dios y el hombre, según una tendencia que se repite en la historia y que también hoy constatamos de diferentes maneras). (Arrio, con su teoría, amenazaba la auténtica fe en Cristo, declarando que el «Logos» no era verdadero Dios, sino un Dios creado, un ser «intermedio» entre Dios y el hombre y de este modo el verdadero Dios siempre permanecía inaccesible para nosotros. Los obispos, reunidos en Nicea, respondieron redactando el «Símbolo de la fe», que completado más tarde por el primer Concilio de Constantinopla, ha quedado en la tradición de las diferentes confesiones cristianas y en la liturgia como el «Credo niceno-constantinopolitano».)



1-Dios Nuestro Señor permitió que hubiese varias herejías ya en los comienzos de la Iglesia. Con ello, al refutarlas, los doctores fueron explicitando la verdad católica a partir de la Revelación y estableciendo así los fundamentos básicos sobre los cuales se afirmaría la verdadera doctrina.

Una de las herejías que más daño causó a la Iglesia, a partir del siglo III, fue el arrianismo, debido al apoyo que encontró de parte de muchos obispos y emperadores.
En la segunda mitad del siglo III, Melecio, obispo de Licópolis, rompió con San Pedro de Alejandría, provocando un cisma que dividió al patriarcado de Alejandría. Melecio cayó en cisma (o sea provocó una división) por haber discordado de la condescendencia del Santo al recibir de vuelta a la Iglesia a cristianos arrepentidos que, por debilidad, habían ofrecido incienso a los ídolos para evitar la muerte.


Arrio, hombre intrigante, habilidoso, persuasivo, venido de Libia, se unió a los cismáticos. Elevado al sacerdocio por el primer sucesor de San Pedro de Alejandría, ambicioso y buscando preeminencia comenzó a predicar una nueva doctrina, que negaba la divinidad de Nuestro Señor Jesucristo. San Alejandro, nuevo Patriarca de Alejandría, la condenó como herética.


2-Pero Dios quiso poner más luz en su Iglesia......y   surgió San Atanasio,




Atanasio: sustentáculo anti-arriano




“Jamás, tal vez, ningún jefe de herejía poseyó en más alto grado que Arrio las cualidades propias para ese maldito y funesto papel. Instruido en las letras y en la filosofía de los griegos, dotado de una rara fineza de dialéctica y de lenguaje, conseguía dar al error el aspecto y el atractivo de la verdad. Su exterior ayudaba a la seducción. Su orgullo se disfrazaba bajo una simple vestimenta, bajo una mirada modesta, recogida, mortificada, que le daba un falso aire de santidad, y al cual sabía aliar un trato gracioso en un tono dulce e insinuante” 3. Esto le abrió la puerta de los grandes y poderosos del mundo. Eusebio de Cesarea le concedió asilo y lo protegió. Eusebio de Nicomedia se volvió su más fuerte defensor. Por eso su herejía se extendió a través de los siglos, provocando un gran mal a la Iglesia.



El crecimiento y el tumulto de la nueva herejía preocupó al Emperador Constantino, que envió al más venerado Prelado de la época, Osio de Córdoba, a Alejandría, para intentar hacer cesar la “epidemia”. Éste, estando con San Atanasio, reconoció de inmediato su ortodoxia; así como la mala fe y error de Arrio. Por ello, aconsejó al Emperador a convocar un concilio en Nicea, para condenar la nueva herejía. En él fue compuesto el famoso Credo de Nicea, que algunos heresiarcas rubricaron constreñidos, y otros, rehusándose a hacerlo, fueron exiliados.



Fue ahí, en la gran asamblea, que un pequeño gran hombre, secretario de San Alejandro, se hizo notar por el fuego de sus palabras, la elocuencia y el amor a la ortodoxia católica. Era él,  Atanasio.




“‘En el carácter de Atanasio –dijo Bossuet– todo es grande’. Toda su vida es la revelación de una energía prodigiosa, que sólo encontramos en épocas decisivas. Indiscutiblemente, su grandeza como hombre lo coloca en la primera línea de los caracteres más admirables que produjo el género humano. Como escritor y Doctor, puede ser llamado el gran iluminador, y columna fundamental de la Iglesia” 5.                                                                              ver todo enlace>>>>





"El crecimiento y el tumulto de la nueva herejía preocupó al Emperador Constantino, que envió al más venerado Prelado de la época, Osio de Córdoba, a Alejandría, para intentar hacer cesar la “epidemia”. Éste, estando con San Atanasio, reconoció de inmediato su ortodoxia; así como la mala fe y error de Arrio. Por ello, aconsejó al Emperador a convocar un concilio en Nicea, para condenar la nueva herejía. En él fue compuesto el famoso Credo de Nicea, que algunos heresiarcas rubricaron constreñidos, y otros, rehusándose a hacerlo, fueron exiliados."


Destacó:sobre todo, este gran santo es el apasionado teólogo de la encarnación del «Logos», el Verbo de Dios que, como dice el prólogo del cuarto Evangelio, «se hizo carne, y puso su morada entre nosotros» (Juan 1, 14).
Defendiendo principalmente: El santo obispo de Alejandría  es el autor del tratado sobre «La encarnación del Verbo», el «Logos» divino que se hizo carne, como nosotros, por nuestra salvación. En esta obra, Atanasio, afirma con una frase que se ha hecho justamente célebre, que el Verbo de Dios «se hizo hombre para que nosotros nos volviéramos Dios; se hizo visible corporalmente para que tuviéramos una idea del Padre invisible y soportó la violencia de los hombres para que heredásemos la incorruptibilidad» (54, 3). Con su resurrección, el Señor hizo desaparecer la muerte como si fuera «paja entre el fuego» (8, 4). La idea fundamental de toda la lucha teológica de san Atanasio era precisamente la de que Dios es accesible. No es un Dios secundario, es el verdadero Dios, y a través de nuestra comunión con Cristo, podemos unirnos realmente a Dios. Él se ha hecho realmente «Dios con nosotros».



Y también entre otros escritos se cita la Vida de San Antonio, donde San Atanasio comenta:
"¿Cómo explicar, en efecto, que este hombre, que vivió escondido en la montaña, fuera conocido en España y Galia, en Roma y África, sino por Dios, que en todas partes hace conocidos a los suyos, que, más aún, había dicho esto en los comienzos? Pues aunque hagan sus obras en secreto y deseen permanecer en la oscuridad, el Señor los muestra públicamente como lámparas a todo los hombres, y así, los que oyen hablar de ellos, pueden darse cuenta de que los mandamientos llevan a la perfección, y entonces cobran valor por la senda que conduce a la virtud» («Vida de Antonio» 93, 5-6)."                  










Ser de Cristo es escuchar su voz,  conocer su voz, la del
Pastor”
,--


- Ser cristiano es
estar en las manos de Cristo, el Buen Pastor, ---------- 



........no es una costumbre…..:



Cfr.San
Juan, 10....      “Si tú
eres el Mesías, dínoslo francamente.»



- Jesús les respondió: - «Os lo he dicho, y no
creéis
;


-Las obras que yo hago
en nombre de mi Padre dan testimonio de mi…




-Pero vosotros no creéis, porque no sois
ovejas mías
.


Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen, y yo
les doy la vida 

eterna; no perecerán para siempre, y nadie las arrebatará de mi
mano.



 Mi Padre,
que me las ha dado, supera a todos, y nadie puede arrebatarlas de la mano del Padre. Yo y el Padre somos uno.» 


-------------------------------------------------------------------------------------…..

Porque el mandato
del Padre es vida eterna”.





.......---------------y      No     una      costumbre.      ---------



Jn 12………… Yo he venido al mundo
como luz, y así, el que cree en mí no quedará en tinieblas..
...



 Porque yo no he hablado por cuenta mía; el Padre que me
envió es quien me ha ordenado lo que he de decir 

y cómo he de hablar. Y sé que su mandato esvida eterna. Por tanto, lo que yo hablo lo hablo como me ha encargado el Padre.» 



La fe no es una costumbre cualquiera.....



Como María es creer a la Palabra del Señor.
















LP